martes, 21 de mayo de 2013

Tarta inspiración Peggy Porschen





El pasado día 17 fue mi cumple!!!! y aunque no estamos pasando un buen momento, necesitaba que fuera un día especial, y vaya si lo fue....



Todo empezó con el mejor desayuno con una de las mejores compañías, mi grandísima amiga Bea, compañera de batallas, de risas y de lloros, además de muchas otras cosas.... Un desayuno completito, taaan completito que lo terminamos a las 13,30!!! Fue estupendo!





Pero para la cena, tenía muchas ganas de darme un homenaje y comprarme para celebrar mi cumple en la intimidad una mini tartita en la famosa pastelería "Escribá" de Barcelona, así que allá fui y de toooodas las que tenían, todas ellas preciosiiisimas, pensé que la que más nos iba a gustar era esta mini tartita para 2-3 personas de mousse 3 chocolates, así que ese fue el postre elegido para una maravillosa cena romántica. 



Las velas compradas en el chino no estaban a la altura de esta fantástica tarta así que el 3 no aguantó la presión y se rompió el palito, pero no pasó nada porque ahí estaba mi maravilloso chico para aguantarlo mientras yo pensaba mi deseo.
Pero que más podía pedir si aquel día ya tenía más de lo que podía desear.....Así que pensé pensé y antes de que el pobre se quemará soplé mis velas y por fin nos comimos la tarta!
La tarta estaba exquisita, con un delicioso sabor a chocolate pero suave suave, nada empalagoso.


Pero un cumpleaños de una adicta a la repostería creativa no es un cumpleaños si no se hace una misma su tarta, así que reuní el domingo a mis mejores amigos y les preparé una tarta que tenía ganas de hacer desde que cayó en mis manos el maravilloso libro de Peggy Porschen y es la que ella llama Cúpula de frambuesas y rosas, pero en la mía no hay nada de rosas... 
Es una tarta peculiar, diferente y que da bastante trabajo, pero el resultado es espectacular, increíble, y de sabor.... bufffffff maravilloso. No es para nada pesada, bueno si no te comes el fondant o no caes en la tentación de comerte un trozo tras otro, claro...
He de decir que si la volviera a hacer, quizá haría más planitos los bizcochos y no tan esponjosos, pero vamos que tampoco eso desmerecía su sabor. 
Al final y como pasa en todos los cumpleaños y después de una gran comilona previa, pues sobró más de la mitad... Menos mal que tengo una maravillosa familia política con muy buen paladar y con ganas de ofrecer a vecinos y amigos mis creaciones (cosa que me enorgullece) 

Cuando empecé a hacerla, no pensé nunca que me fuera a quedar así de bien, nunca me imaginé que conseguiría la forma esférica tan perfecta ya que no contaba con un molde de esta forma y lo tuve que hacer con un bol de acero de IKEA, que en la parte superior del bizcocho no es redondo si no plano, pero para mi sorpresa al desmoldarlo; no se veía nada plano, era una media esfera perfecta!! me emocioné y todo!



La crema pastelera que rellenaba la tarta es la mejor que he probado en mi vida, una textura perfecta y el toque de las frambuesas naturales era espectacular!
Así que siendo tan increíble por dentro, se merecía una decoración sencilla pero elegantea la vez. 



Me decanté un poco por la misma decoración que Peggy nos enseña en su libro, por eso es tan fácil reconocer que esta tarta es suya.

Unas florecillas para decorar la parte superior con una perlita comestible en cada una de ellas










Y para rematar la tarta una "corona de reina" hecha con fondant rosita, a juego con las florecillas, y con sus perlitas rosadas también.
Se podría decir que esta tarta fue la reina de la fiesta!






Y aquí estoy yo soplando las velas (estas no son del chino, por eso se aguantan solas....)

Ahora a seguir preparando cosillas

1 comentario: